Diario de una vida

En tierra de nadie

Como si me arrancasen el corazón, o si hubiesen pisoteado el alma, y me quedase vacía. Como si no hubiera nada bueno en mi interior que me haga brillar. Puedo ver como tengo el alma negra, puedo sentirlo. Me encuentro vacía. Me veo como si un humo ennegrecido habitase en mi interior y transpirase a través de mi piel. Pero no puede salir. Y me pudre más y más. Tanto que no creo que sea capaz de volver a brillar, de volver a sonreir. No como antes. Mi sonrisa ha sido cautivada, secuestrada, arrebatada. Al menos sé que no sonreiré jamás como antes. No desde la inocencia, desde la ganas de vivir porque sé que hay algo mejor. Aún creo que hay algo mejor. Eso no lo dudo. Lo que dudo es si lo hay para mi. Siento que la gente me ha fallado. Y a veces  creo, o sé que yo tengo la culpa. Pero otras veo tal traición en ellos... que comprendo que quizás no sea tanta culpa mía. Creo que veo la maldad en la gente más que cualquier otra persona de este mundo. Veo cómo es este mundo. Y nadie más que yo comprende eso. A veces creo que he nacido en otra época. Sé que no correspondo a estos años. Porque mi visión del mundo es tan distinta a cualquiera que habita en esta tierra, que me siento una extraña e tierra de nadie. No encuentro un lugar, un acompañante en mi viaje, que me contenga, que me entienda.

 

 

http://lluvia.blogdiario.com/img/mujer.jpg

 

Comentarios

La luz brilla hasta en los lugares más obscuros de esta tierra...

Añadir un Comentario: